Un amor que trasciende fronteras

Actualizado: 22 sept 2021



Tiempo de lectura: 2 minutos...


La llegada de una mascota a casa va más allá de un capricho o un regalo para la familia, es una decisión que trasciende fronteras e implica responsabilidad, dedicación, constancia y mucho amor.


Rigo es un Boston Terrier de un año, un guerrero que nos escogió y llegó a nuestras vidas para enseñarnos el amor incondicional, la lealtad, la persistencia y la lucha por la vida.

Su llegada se dio después de hacer un ejercicio riguroso de investigación sobre cuidados, tipo de comidas, gastos e incluso exigencias de cada una de las razas. Esta es una decisión juiciosa que implica reconocerse como ser humano y analizar hasta dónde estás dispuesto a dar, y si bien lo debes dar todo sin importar raza y color, hay algunos ítems que debes tener en cuenta de acuerdo con tu estilo de vida (tamaño, espacio, tiempo de dedicación, nivel de ejercicio, etc.). Quizás en mi hogar somos muy planeadores, pero queríamos estar preparados para su llegada… aunque como dicen con los hijos, nadie está preparado para su llegada y en este artículo sabrán por qué.


Rigo nació en julio del 2020 y aparentemente todo marchaba bien, los Boston como muchas razas, requieren de cuidados especiales porque suelen ser sensibles de la piel o demandan una comida especial para su adecuada digestión, pero son temas que tuvimos claros desde el principio y nos cuidamos de seguir las recomendaciones.


A sus cuatro meses empezó a presentar vómitos ocasionales, pero lo relacionamos con el hecho de que halaba mucho cuando lo sacábamos, y en este punto me permito hacer un paréntesis -no debemos obviar cada síntoma de nuestro perro o verlo como cotidiano, obviamente sin exagerar, porque puede ser un síntoma de alarma-, cuando el tema se hizo recurrente acudimos al veterinario y el asunto se complicó cuando inició con soltura incontrolable, lo cual llevó a su hospitalización y a un arduo trabajo para dar con su diagnóstico.


Lo que encontraron los veterinarios fueron afecciones en su aparato digestivo, un megaesófago, presenta úlceras en su estómago y problemas en el intestino. Por ello, requiere de una comida especial la cual debe ingerir en posición vertical y reposar en esta misma durante 10 minutos. Es sensible a los medicamentos por sus úlceras y no puede ingerir nada diferente a su concentrado, lo cual nos vuelve unos “padres sobreprotectores”.

Rigo proviene de un criadero y sus padres pudieron ser parientes, lo cual le generó afecciones genéticas que afectarán su calidad de vida, pero que nos reta a dedicarnos para darle mucho amor y bienestar mientras pueda acompañarnos.


Este cachorro ha demostrado ser muy valiente y aunque sé que hay perritos que la pasan peor que el nuestro, lo que quiero destacar en este blog es la fuerza y persistencia que estos seres tienen por disfrutar de su vida y de tu compañía.


Con esto, podemos concluir que uno no escoge qué mascota tener, por el contrario, ellos te eligen, y definitivamente Rigo nos eligió a nosotros porque estamos dispuestos a dar todo por su bienestar y quizás en manos de otras personas su vida tendría otro rumbo.


@Stfy_Rivera

58 visualizaciones2 comentarios